Región
Puno
Duración
5 horas
Mínimo de pasajeros por compra
2 pasajeros
Tiempo de anticipación de compra
24 horas

Descripción

Aramu Muru - Hayu Marca, es uno de los lugares más místicos y energéticos que existe en el Lago Titicaca, enigmático altar tallado en una sola pieza de roca de más de 5 metros, rodeado de un paisaje muy particular es el punto de referencia de muchos visitantes místicos. 08:00hrs Inicio de la actividad.

Actividades

  • Visitas arqueológicas (incluida)
  • Visitas culturales (incluida)
  • Visitas guiadas (incluida)
  • Visitas históricas (incluida)
  • Visitas arqueológicas (incluida)
  • Visitas culturales (incluida)
  • Visitas guiadas (incluida)
  • Visitas históricas (incluida)

Punto de Partida

  • Recojo desde el hotel. 
  • Salidas diarias. 

Incluye

  • Movilidad Turística equipado. 
  • Guía Oficial de Turismo.
  • Asistencia durante la excursión.
  • Embarcación turística.
  • Almuerzo.
  • Entrada turística.

No Incluye

  • Propina para el guía.
  • Snacks.
  • Agua.
  • Seguro de viaje.

Notas

  • Tour en servicio compartido. 
  • Movilidad turistica. 
  • Llevar botella de agua. Llevar ropa de invierno y media estación (casaca para el viaje, poncho impermeable para temporadas de lluvias Ene – Abril. Bloqueador solar, repelente, botiquín de aseo personal.  Zapatillas para caminatas.

Itinerario

Día 1
Aramu Muru
Se realizará una parada en Chucuito, un interesante poblado colonial que también alberga restos de un curioso templo Inca llamado el templo de la fertilidad o “Inca Uyo”, en ella se encuentra alrededor de 20 falos esculpidos en piedra signo de haber sido un centro ritual dedicado a la fertilidad. Luego de esta parada, continuará hacia el sur para dirigirse al portal del Aramu Muru, ubicado dentro de unas formaciones rocosas muy curiosas (bosque de piedras). Cuenta la leyenda que Aramu Muru, un sacerdote del Imperio inca que pertenecía al monasterio de los Siete Rayos, fue caminando de Tiahuanaco a Cuzco llevando un disco de oro, y desapareció por el camino y no se le volvió a ver. Ese período de la Historia coincidió con la Conquista y las tropas españolas acababan de tomar Cuzco. Por lo visto, se escondió en las montañas para preservar de las manos españolas un disco de oro transmutado, creado por los dioses con el fin de curar a los enfermos e iniciar a los chamanes-sacerdotes. Como homenaje a él, los antiguos pobladores del lago Titicaca pusieron su nombre a la gigantesca puerta de piedra. Sin embargo, con el transcurso del tiempo la puerta se olvidó, y con ella su ubicación geográfica. Aramu Muru conocía la ubicación de la misteriosa puerta y un método secreto para poder acceder a su interior y a otras dimensiones. Desapareció tras la puerta con la intención de preservar su vida y también el disco solar.